8 septiembre, 2010 § 3 comentarios

Estoy en la universidad, en el despacho de una catedrática de francés que hoy no viene, zarceando en el ordenador mientras un alumno me hace la parte escrita de una prueba de nivel. He conseguido que me dejen hacer pruebas de nivel, porque los criterios de admisión para los niveles intermedio y avanzado eran un poco absurdos: sólo era posible matricularse si se habían hecho los cursos anteriores en la Universidad de Mumbai. Y me he topado con alumnos que han estudiado en el Cervantes de Delhi, o incluso en España, y que se veían abocados a hacer el curso inicial sólo porque acababan de mudarse aquí. Todavía no tengo claro si era por, digamos, no contribuir a la ampliación de los estudios de español en Mumbai, o simplemente porque no se lo habían planteado. No me extrañaría que fuera un poco de las dos cosas: en el departamento hay muchos problemas que se podrían solucionar fácilmente con un poquito más de organización, pero una visión muy de aquí consiste en pensar que todo tiene que solucionarse por sí solo, aunque se tarden siglos. Si se llega con la mentalidad occidental etnocentrista de “aquí hay cosas que tienen que cambiar” (por supuesto, para hacerlas a mi manera), lo único que se va a conseguir es frustrarse, y, claro, irritar a la gente. Aquí todo lleva un ritmo diferente. Los coches circulan muy rápido, pero casi todo lo demás va muy despacio. Siempre hay tiempo más que de sobra para todo, y todo tiene su propio tiempo. Así que, para mí, se trata de establecer qué cosas no se pueden tolerar (por ejemplo, seguir sin frigorífico porque los responsables se pasan la pelota de tejado en tejado), qué cosas se pueden negociar (por ejemplo, que los profes devuelvan los materiales a su sitio de manera que estén accesibles para quien los necesite), y qué cosas tienes que aprender a encajar tú porque es una costumbre establecida (por ejemplo, que los alumnos se pongan a comer en mitad de la clase, y con comer me refiero a auténticos festines de comida, con su arroz, su roti, su postre y su chai – además, está guay porque siempre me ofrecen ;-)).

Bueno, se ha terminado el tiempo de la prueba escrita, y ahora le tengo que hacer la oral, así que os dejo. ¡Muchos besos!

Anuncios

§ 3 respuestas a

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo en Indegueto in the ghetto.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: